¿Qué son las olas de piedra?

No todas las personas saben que dentro del estado de Arizona, en Estados Unidos, se encuentra una maravillosa zona natural que está compuesta por olas de piedra. Dicha área destaca por ser parte de la reserva “Paria Canyon-Vermilion Cliffs Wilderness” y además, es muy popular bajo el nombre de “The Wave”, que se traduciría como la ola.

¿Cómo son las olas de piedra?

Las mismas consisten como su nombre indica en extraordinarias olas de piedra, siendo un increíble fenómeno de la naturaleza dentro del cual no existe la intervención del ser humano.

Y pese a que numerosas personas podrían asociar este fenómeno con uno acuático, lo cierto es que como ya mencionamos, consiste en una formación rocosa que permite la creación de un paisaje, compuesto por rocas y arena, ubicado en medio del desierto de Arizona.

Las olas de piedra que hoy en día se consideran como altas y onduladas formaciones rocosas y de acuerdo con los expertos, en sus comienzos consistían en dunas que, con el paso del tiempo, se fueron compactando.

Todo ello como resultado tanto de la lluvia como del viento, que poco a poco dieron forma a la belleza natural que puede apreciarse actualmente; la cual destaca por ser una asombrosa mezcla de remolinos, líneas y colores que, sin duda alguna representa una verdadera maravilla.

Cabe señalar igualmente que el diseño peculiar que poseen estas formaciones creadas por piedras areniscas, giros y remolinos, se trata del resultado obtenido por la erosión que el viento ha causado a lo largo de los siglos.

Como son las olas de piedra

El contraste que existe entre sus colores, del marrón y el negro hasta el blanco y el beis, junto al intenso color azul del cielo, consigue el resto de la increíble composición visual, que es posible apreciar en este paisaje compuesto por ondas que destacan por curvarse alrededor de toda la zona.

La tierra en su ecosistema alberga increíbles paisajes como los que comentamos en este artículo.

Asimismo, es conveniente mencionar que la formación de este increíble paraje tuvo lugar hace aproximadamente 190 millones de años, a lo largo de periodo Jurásico.

Las personas que han tenido la oportunidad de acudir a este lugar, indican que es igual que visitar un planeta diferente, debido a que al ser tan distinto de cualquier otra cosa que hayan visto, al visitarlo terminan sintiéndose del mismo modo que si estuviesen en otro planeta.

Por lo que los visitantes aseguran que este fenómeno parece haber sido sacado de otro mundo, por lo cual aseguran que mientras recorren sus senderos pueden experimentar lo que sería pasear alrededor de otro planeta o estar dentro de alguna película de extraterrestres. Por lo que es posible respirar una energía diferente.

Todo esto ha permitido que se convierta en un escenario muy idóneo no solo para los aventureros, sino también para los fotógrafos y su lente.

¿De qué manera pudieron formarse las olas de piedra?

Como señalamos brevemente y de acuerdo con los científicos y especialistas, esta maravilla de la naturaleza se ha formado como consecuencia directa por la erosión generada por el viento hace muchos siglos.

Y es que lo que antes fueron dunas de arena, se convirtieron en roca dura la cual terminó por compactarse para después calcificarse en un conjunto de capas horizontales y verticales, dando como resultado la maravilla que puede apreciarse y disfrutarse hoy en día.

Cabe mencionar de igual manera, que sus onduladas elevaciones permiten que este fenómeno natural posea la forma de una verdadera ola que se alza desde el suelo rocoso y arenoso, dando lugar a formaciones que lucen como arrugas que surcan alrededor del terreno, ofreciendo un paisaje único de admirar.

¿Cómo es posible acceder a este lugar?

Las olas de piedra en arizona

Con el propósito de acceder a este lugar y poder apreciar las extraordinarias olas de piedra, resulta preciso y también obligatorio, comenzar solicitando un permiso de ingreso con suficiente tiempo de antelación, ya que únicamente pueden acceder 10 visitantes diarios.

Esto ha sido establecido así por el gobierno debido a que se trata de un lugar bastante frágil, razón por la cual es esencial mantener un acceso restringido. Por ello, suelen solicitar que los visitantes tengan especial cuidado a la hora de acceder a esta área, a fin de impedir que se produzca algún posible daño.

Las personas que deseen visitar este extraordinario lugar en Arizona (EE.UU), tienen que solicitar el permiso de ingreso a través del centro de Kanab, asegurándose de hacerlo con bastante tiempo ya que sin dicho permiso no se permite el acceso a esta área.

Sin embargo y en ciertos casos es posible tener mucha suerte y poder apreciar las olas de piedras a pesar de no tener el permiso, ya que suelen rifarse 10 diez pases de acceso entre los turistas que acuden a ver la Ola de piedra sin saber que para ello se requiere de un permiso.

Otro de los aspectos que hay que enfrentar al visitar este lugar, consiste en intentar no perderse, aunque hasta ahora esto no sería posible debido a que se brinda un mapa donde aparecen, con exactitud, las olas de piedras.

No obstante, cabe decir que en años previos esto no era muy común, razón por la cual numerosos visitantes solían extraviarse en el interior de esta auténtica belleza natural. 

Asimismo, además del permiso de acceso, también se ofrecen algunas coordenadas GPS que permiten visitar distintos puntos alrededor de la ruta, al igual que un mapa fotográfico a través del que los visitantes tienen la posibilidad de guiarse de mejor forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *