3 métodos para ejercitar tu memoria que deberías de probar

En el caso de sentir que no retienes información de la forma que te gustaría, es porque necesitas entrenar la memoria. Si no la desarrollas de la forma correcta, es posible que se te olviden las cosas con facilidad, lo cual es un problema en los estudios y en el trabajo.

Sin embargo, hay tres métodos que puedes utilizar si quieres ejercitar la memoria, y lograr cultivar hábitos que favorezcan tu capacidad para recordar lo que quieras.

¿Qué métodos ejercitan la memoria?

Una de las herramientas más importantes en tu vida es la memoria, gracias a ella puedes recordar información importante y útil para tu vida académica, profesional, y hasta personal.

Si no la ejercitas con frecuencia, es posible que sufras con frecuencia de olvidos, lo cual llegue a ser un problema que fácilmente puedes solucionar a través de los siguientes métodos.

1.      Método de rutina

Establecer una rutina y el orden es importante para ejercitar la memoria, y es que saber qué viene después de cada actividad permite memorizar el día a día. Es un ejercicio sencillo y efectivo que se puede utilizar en cualquier momento.

De igual manera, este método es capaz de disminuir la ansiedad, dado que tienes más organizado tus actividades diarias, evitando la incertidumbre, o no saber qué tarea cumplir primero, por ejemplo.

Para utilizar el método de rutina, se recomienda dormirse a la misma hora, con pocas excepciones, así como despertarse a la misma hora todos los días. También realizar las tareas y actividades a la misma hora, o comer en una hora específica a lo largo del día.

Para que el método sea más dinámico, se puede crear un calendario de rutina, de esta manera resulta más sencillo organizar el día.

2.      Método de visualización

No todos aprenden de la misma manera, por eso, por eso se recomienda probar varios métodos para ejercitar la memoria hasta conseguir el que mejor se adapte a ti. El método de visualización es de gran efectividad, dado que estimula los recuerdos de diferentes maneras.

Por ejemplo, puedes recordar lo ocurrido durante un paseo, como los objetos en el camino, las personas que vistes, o algo en específico que ocurriera. Preguntarte lo que viste en un paseo te ayudará a estimular la memoria, incluso puedes visualizar situaciones que ocurrieron hace varios días.

Otra manera es elaborar fichas de lo aprendido durante el día, esto permite visualizar la información y recordarla. A medida que entrenes la memoria, será más fácil recordar mayor contenido informativo.

Dibujar objetos que recuerdos es una actividad sencilla y práctica, para ejercitar la memoria con facilidad. O bien, elaborar esquemas mentales para estudiar, visualizando lo más importante de lo que debes aprender.

3.      Método de enseñanza en cadena

Una manera efectiva de ejercitar la memoria y mejorar el aprendizaje, es compartiendo el conocimiento adquirido en el día. Explicar lo aprendido permite retenerlo en la memoria con más facilidad, dado que se logra dar sentido a los aprendizajes anteriores, consiguiendo que sea más significativo.

Hay varias formas de utilizar este método, como explicar a otros los pasos de un tutorial, por ejemplo, resulta bastante útil porque se necesita comprender la información, y organizarla en la mente.

Siguiendo estos métodos, entrenar la memoria es un proceso práctico y efectivo, consiguiendo que recuerdes lo que quieras con más facilidad, y que puedas memorizarlo con el menor esfuerzo.

¿Qué beneficios ofrece una buena memoria?

Son muchos los beneficios de tener una memoria excelente, tanto si eres un profesional que busca mejorar su rendimiento, como si eres un estudiante que debe aprender una gran cantidad de conocimiento e información.

Con una buena memoria, la compresión lectora es mejor, esto te permite comprender con más facilidad cualquier texto que leas, recordando los puntos más relevantes, y entendiendo la idea principal.

Además, la memoria en buenas condiciones estimula la creatividad, esto te permite encontrar soluciones con más facilidad a distintos problemas diarios.

Recordar con más facilidad lo que hiciste durante el día es posible si entrenas la memoria a corto plazo, facilitando recordar números telefónicos, nombres de personas, o eventos importantes.

La autoestima aumenta si tienes una mejor memoria, ya que retener información con más facilidad genera una sensación de bienestar interior muy agradable, y se tiene una mejor imagen ante la sociedad, logrando que te tengan en mejor estima.

Incluso se reduce los niveles de estrés, ya que al no preocuparte de olvidar cosas importantes te sientes más seguro y tranquilo, lo cual es útil a la hora de estudiar, o cuando trabajas.

Una buena memoria es posible si consumes los nutrientes necesarios. Hay varios alimentos para añadir a la dieta, si combinas esto con los métodos antes descritos, potenciarás la memoria.

Consumir una onza de chocolate negro diaria, tomar bastante agua, comer pescado azul, huevos, aguacate o frutos secos, así como alimentos ricos en flavonoides, te permite cuidar y mejorar la memoria.

Son alimentos que cuentan con nutrientes esenciales para el cuidado del cerebro, de esta manera recordarás con más facilidad, tanto a largo como a corto plazo.

Gracias a estos métodos, tienes la oportunidad de mejorar la memoria de forma práctica y efectiva, con ejercicios sencillos que puedes intercalar y utilizar en diferentes momentos del día.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.